Laura Caldarola y José R. Pastrana tienen mucha suerte de tener un hijo talentoso como Leonardo. Pero Leonardo tiene más suerte todavía por tener unos papás tan volcados en la creatividad y el cariño de sus hijos.

Cuando visitamos a la familia, el más pequeño, Orlando (de menos de un añito) está recuperándose de una neumonía que lo ha tenido hospitalizado varios días. Leonardo, el artista de la familia, con sus 4 años le anima, juega con él, le agarra la manita y le arranca sonrisas.

LAURA: Nunca tuvo celos de su hermanito (dice Laura, influencer, bloguera, ex estilista y mum 2.0, como se define en su Instagram). Es cariñoso y tiene una paciencia excepcional. Cada persona es diferente y Leo es sensible, se fija en todo y tiene una madurez que le hace ser obediente incluso jugando a tenis.

Leonardo corre, salta, sube, baja y pinta

Pero Leonardo no es un niño paradito o introvertido; al contrario: corre de un lado a otro, se refugia en el regazo de su padre o su madre, juega montando piezas de Lego y sube y baja a toda velocidad las escaleras de su casa del centro de Madrid…

José (que es arquitecto) nos explica:

JOSE: Nos fuimos dando cuenta de que tenía dotes para la pintura cuando empezó a dibujar caritas en la pizarra de su habitación. Y no se trata de darle un boli y que pinte… es más bien que le motivamos mucho para que lo haga. Yo soy consciente de lo que sabe y lo que no, lo que aprende en el cole… Y me pongo con él a pintar y le sugiero que haga otro formato más grande o que dibuje cosas nuevas. Cada día es una historia diferente… Y bueno… ¡pasamos muchas horas en casa!

LAURA: Por supuesto, respetamos la educación escolar, pero no se trabaja la creatividad, el aprendizaje es tradicional y a la antigua. En casa compensamos esta noción, viviendo el arte desde el sentimiento. Es imposible tener la frescura de los niños, la experiencia que tenemos los adultos, nos lo impide. La educación que yo recibí en este sentido me ha afectado negativamente, no me veo capaz de hacer algo con tanta libertad como los niños.

PLOM: ¿Tanta libertad como Leonardo?

LAURA: Sí. A los niños hay que dejarles interactuar con el entorno, que sean activos.

Superhéroes, la Torre Eiffel y un montón de grúas

Leonardo dibuja, efectivamente, con total libertad lienzos grandes, pequeños, con una paleta de colores a veces rabiosos a veces apagados. En ocasiones pinta sobre un cuadro anterior, o tarda 2 meses en finalizar una obra.

Dibuja objetos tan variados como herramientas o la Torre Eiffel o París entero, porque han hablado de ello en el colegio. Y también monstruos, robots, superhéroes y hasta ¡una serie sobre grúas!

Leonardo tiene un Instagram que por ahora gestiona su padre:

JOSE: Empezamos a recopilar todos sus dibujos y al haber formato grande, pequeño, papel, lienzo… comenzamos a hacer fotos para guardar sus obras, y cada vez que buscaba en el móvil alguna, había otras fotos personales en medio, así que finalmente decidimos guardarlas y compartirlas en Instagram.

Un fenómeno en Instagram

Laura, pese a dedicarse profesionalmente a la comunicación y las redes, aclara:

LAURA: A mí no me gustaría que mis hijos se dedicaran a la proyección de la imagen, a ser influencers. Ellos están acostumbrados a sonreír si se les hace una foto, pero esto es la tónica general en casa: Los educamos con amor, seguridad y sonrisas, no como una fachada vacía.

Laura nos explica que, aunque le gusta su trabajo, no lo buscó, sino que el trabajo la encontró a ella, y se siente muy afortunada por poder ver crecer a sus hijos y compatibilizarlo profesionalmente.

Además, tiene una relación muy estrecha y positiva con sus followers, probablemente porque se muestra tal cual es, con cercanía y cariño, como es en familia. ¿Cómo si no iba a florecer un artista como Leonardo?

Arte que nace del estímulo

JOSE: Ponemos mucho empeño porque él tiene interés, pero al final la palabra clave es “estimular”.

Es evidente que en esta casa saben lo que es estimular. Cuando le preguntamos su color favorito a Leonardo, dice sin dudar que “el rojo y el amarillo”. En el cole le dicen que los peores colores son el marrón y el negro, pero él, con 4 años, tiene claro que el que no le gusta, es el morado.

A sus padres les encantaría que hubiera una “sucursal” de PLOM en Madrid, y cuando les preguntamos cómo les gustaría que fuera, lo hablan con Leonardo y los tres convienen en que tendría que haber un tobogán.

¡Tomamos nota!

Texto  Diana Aller

Fotos  María Blanco Brotons

Outfit de Leonardo, Orlando y Laura  Tinycottons

Desde Plom Gallery estamos preparando algo muy bonito con Leonardo y sus dibujos increíbles. Pronto te lo contaremos. ¡Queremos que participes!

Comments (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.