Ibie (Barcelona, 1979) utiliza su superpoder del arte para pintar graffitis en el interior de nuestras cabecitas. De repente, después de ver, digerir y soñar sus ilustraciones, nos entran ganas de imaginar cómo sería el mundo si nos dejasen cambiarle el color a las canciones tristes, ponerle motes graciosos a las pesadillas y fabricar chicles con los besos lanzados al aire. Genuino ninja del minimalismo, sus piezas de Lowbrow Art conectan con el humor surrealista más asilvestrado. Ibie es capaz de concentrar toda la energía del Street-Art en una acción que pone el mundo de revés. Para saltar de risa y pensar a carcajadas.

Graffitero, pintor, ilustrador, editor, diseñador gráfico, director de arte, su obra ha sido admirada en Barcelona, Berlín, Los Ángeles, Otawa, México D.F. y Viena. Su nueva expo se titula “Heroes and Villains”. Se inaugura el jueves 6 de julio en PLOM Gallery.

PLOM: Preséntanos “Heroes and Villains”.

IBIE: La colección incluye muchas de mis últimas pinturas, la mayoría pintadas en 2017, aunque alguno de los cuadros lo empecé a finales del 2015. He ido pintando intermitentemente, sin una idea demasiado clara. Pintando, viendo qué pasaba y por dónde me pedía ir el cuadro.

“Este conjunto de piezas nos remite a la intimidad doméstica, a la cotidianidad familiar de los pequeños momentos teñidos de vida e improvisación. Ibie comparte generosamente el pulso de su hogar, traslada al lienzo situaciones vividas en primera persona y las universaliza dando lugar a obras abiertas a las que rápidamente nos sentimos conectados”.

Marta Ballesta. Del Catálogo de la expo “Heroes and Villains”.

PLOM: ¿Dibujabas de niño? ¿Cuándo empezaste a dibujar y pintar?

IBIE: Tengo bastantes recuerdos y anécdotas de cuando dibujaba de pequeño. Frustraciones y alegrías. No recuerdo cuándo empecé a dibujar. Lo que sí recuerdo es que un día, a la vuelta de ver una película en el cine, quise hacer un dibujo y, al no salirme como lo tenía en la cabeza, me enfadé mucho. Tanto, que dejé de dibujar durante un par de años en papel.

PLOM: ¿Quién te introdujo en el mundo del arte?

IBIE: Mi primer contacto con la pintura fue gracias a mi tío. Él pintaba muñecos de plomo y hacía maquetas. De esa forma fue cómo cogí mi primer pincel y estuve pintando figuritas hasta encontrarme con el graffiti.

PLOM: ¿Cuándo empezaste a hacer graffiti?

IBIE: Empecé un verano, en los años 90, con un par de amigos del extrarradio, cogiendo un edding 500 del taller del padre de uno de ellos. Y una cosa llevó a la otra. Al volver al colegio en septiembre, me junté con un repetidor que ya pintaba con spray. Fue él quien empezó a pasarme fotocopias y a presentarme gente ya de fuera del colegio. A partir de ahí, poco a poco, hasta hoy.

PLOM: ¿Crees en los Superpoderes del Arte? ¿Cuándo descubriste que el arte transforma al mundo y a las personas?

IBIE: Un pintura, evidentemente, transforma el espacio. Después, si eres del tipo de personas que ve una película de ninjas y vuelve a casa ocultándose en las sombras, probablemente viendo una pintura te entren ganas de ponerte a pintar. O no, depende de la persona.

PLOM: ¿Cuándo y cómo te gusta pintar o dibujar o graffitear? ¿Por la mañana, por la tarde, por la noche? ¿En tu estudio, al aire libre? ¿En silencio, con música? ¿Acompañado por amigos, rodeado de animales?

IBIE: Últimamente, pinto mucho en mi casa, por la noche y con algún disco que me guste. Al aire libre ya no pinto demasiado, requiere mucha energía. Desplazarse, buscar un lugar, cargar con las pinturas, etc. Cuando lo hago, me gusta hacerlo con amigos. Es como salir a correr: si quedas con alguien ya no te escapas.

PLOM: ¿Crees que tu obra gusta a los niños? ¿Qué te da más miedo: la opinión de un crítico influyente o la de un niño de 8 años?

IBIE: Cuando viene algún niño a casa, aparte de mis hijos, es como: “¡Mira, está pintando!” O cuando pintas en la calle, te giras y ves pasar al niño de la mano de su padre, que camina rápido, y él está girado mirando tu dibujo. Hace poco pinté en un parque infantil y había un coro de niños detrás diciéndome lo que tenía que hacer: fue muy divertido. Luego, venían los padres a preguntarme cuánto costaría que les pintase la habitación. Para los adultos, todo cobra otra dimensión. Para los niños, por el simple hecho de pintar, sobretodo si ven el proceso, ya está bien.

La nueva expo de Ibie, “Heroes and Villains”, se inaugura el jueves 6 de julio de 2017 en PLOM Gallery.

¡Estás invitado!

“Telas que nacen de la certeza, del instinto o del sentimiento punzante de un instante pero que, como sucede en tantos ámbitos de la vida, se desarrollan entre interrupciones hasta culminar en un resultado que no tiene nada de guión premeditado. Idas y venidas que se intuyen en múltiples capas que camuflan elementos finalmente descartados o que han sido disfrazados durante el proceso de una nueva personalidad y que a menudo acogen las pinceladas espontáneas de la pequeña de la casa que irrumpe en el estudio del artista para transformar inesperadamente la obra del padre”.

“Imágenes con tintes oníricos que constituyen una invitación sin límite de edad a participar de estas estampas y a divertirnos jugando a ser héroes, villanos… o cualquiera de los personajes a los que dé cabida nuestra imaginación”.

Marta Ballesta. Del Catálogo de la expo “Heroes and Villains”.

Fotos de Fer Alcalà.

Author PLOM Gallery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *